Publicador de contenidos

Un pacto social para transformar el modelo de gestión del agua

Porque mejorar la gestión del agua y responder a los retos actuales de la ciudadanía, pasa para conocer su verdadero valor. Es vital que la humanidad se re conecte con la realidad física, química y socio-económica de este recurso y de su importancia, no solo para nosotros, sino para todos los ecosistemas y seres vivos del planeta.

El valor del agua es mucho más que su precio: el agua tiene un valor enorme para nuestros hogares, la cultura, la salud, la educación, la economía y la integridad de nuestro entorno natural.

La forma en que valoramos el agua determina como se gestiona y se comparte. La situación de excepcionalidad que ha provocado la pandemia del coronavirus ha comportado el peor descalabro económico que ha vivido nuestro país, se han agraviado enormemente los retos sanitarios, económicos y sociales, que se añaden a los que ya estábamos encarando antes de la pandemia, como la emergencia climática, poniendo de manifiesto el valor del agua como recurso básico y esencial para contener la propagación de la COVID-19 y otras muchas enfermedades infecciosas.

Ante este contexto, y con la mirada puesta en el presente y en el futuro, desde Comaigua tenemos el reto y objetivo de reforzar la apuesta por una transición ecológica y digital para ser más sostenibles y resilientes ante las amenazas actuales, futuras, y sin dejar nadie atrás.

Como compañía socialmente comprometida y sostenible, impulsamos un pacto social comarcal, una iniciativa que busca actuar en tres ejes: la solidaridad, para garantizar el acceso al agua a todos los colectivos vulnerables; la ocupación, para generar puestos de trabajo de calidad, y la reconstrucción verde, para impulsar la transición ecológica.

 

 

Para lograr las iniciativas del Pacto Social, basados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, será más necesario que nunca la colaboración publico privada, con voluntad de sumar esfuerzos creando espacios de debate y de reflexión profundos, con una visión interdisciplinaria para reforzar todavía más nuestro compromiso con el territorio y la ciudadanía con el objetivo de continuar profundizando en el diálogo y la escucha activa.

Solo conseguiremos progresar y proteger nuestro estado de bienestar si todos los agentes hacemos que este pacto social acontezca un reto común.